sábado, 30 de julio de 2016

Estamos CIEGOS Jurgen klaric


Llevo quince años estudiando los misterios de la mente humana, y cada día que pasa soy más consciente de lo poco que sé, y lo mucho que hay por aprender. 

Soy un inconforme, anarquista de las formas regulares y mediocres y no estoy de acuerdo con la manera como se investiga y se hace marketing en nuestra era. Levanto un reclamo público a la academia porque me frustra ver cómo los jóvenes estudian de 4 a 6 años para aprender marketing. En muchas ocasiones sus padres hacen un gran esfuerzo para pagarles la universidad, y tristemente llegan a su primer trabajo y se dan cuenta de que lo que aprendieron poco les servirá para defenderse. Peor aún, constatarán que, con el conocimiento y la experiencia que tienen, difícilmente los contratarán por primera vez. 

Este libro seguramente generará muchos fans y algunos enemigos. A eso siempre estamos expuestos los que pensamos diferente y hablamos con claridad. Pero ya verán que el objetivo de este libro es más noble de lo que se imaginan. 

Lo que pretendo es hablar de forma transparente y directa, sin intereses ocultos, de todos los errores que hemos cometido esta generación de empresarios, publicistas y mercadólogos, y así contribuir con el nuevo marketing e innovación que no solo será más sano y efectivo, sino más humano y noble.

Les adelanto que los conceptos no serán fáciles de ingerir. Desaprender el método tradicional será aún más difícil, pero deben abrir su mente, romper uno que otro paradigma, e intentar reprogramarse para recibir este nuevo conocimiento que de seguro hará una diferencia en su carrera y sus resultados.

Debemos decirlo: este método jamás se hubiese creado si yo no fuera un inconforme y curioso de la mente humana. Les garantizo que después de leer Estamos ciegos jamás verán al consumidor y a los métodos de investigación e innovación de la misma forma. 

Después de leer ESTAMOS CIEGOS, jamás verás al consumidor igual. 

Es por esto que los invito a ser parte de esta nueva revolución llamada “Blind to consumers”. 

Solo hay un principio para sanarse, aceptar que uno está enfermo. En nuestro caso, se trata de aceptar que estamos mal. Sí, enfermos y ciegos en la forma de ver la vida y en entender los misteriosos procesos de la mente del consumidor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario